“Sin bolsa por favor”

Puebla Regula el Uso del Plástico

No más bolsas de plástico ni popotes en los comercios. Adiós al unicel para el traslado de alimentos.Prepare sus bolsas de tela, morrales de ixtle y costales de rafia para trasladar sus compras.

¡Sin bolsa por favor¡, ¡Sin popote por favor¡ y ¡Traigo mi recipiente¡, serán las frases que más se repitan en lo que resta del año e identifiquen el compromiso ambiental de los poblanos para cambiar la cultura de usar y tirar que está destruyendo a nuestro planeta.Con las 12 campanadas que anuncien la llegada del 2020, arribará a Puebla una tendencia vanguardista en materia de protección al medio ambiente, los establecimientos comerciales de la ciudad ya no podrán entregar gratuitamente bolsas de plástico para el traslado de mercancías.Si va a la carnicería, a la pollería o a la verdulería, deberá llevar su recipiente. Si acude a una cadena de supermercados o a la tiendita de su colonia, a una zapatería, alguna tienda de ropa, a la papelería o cualquier establecimiento que venda cualquier producto que necesite, tendrá que llevar su bolsa de plástico -si gusta-, o las fabricadas de tela, ixtle, rafia, mimbre, cáñamo, palma o cualquier material.No encontrará un solo popote en la mesa de taquerías, torterías y fondas. Los restaurantes tampoco los ofrecerán y las pajillas serán vendidas, de manera individual, a quien tenga un padecimiento, por ello también pueden ser utiliza-das en los hospitales.Los comercios establecidos de comida deberán empacar los alimentos “para llevar” en cualquier material que no sea unicel. En la panadería no le ofrecerán bolsa de plástico, solo de papel. Los pollos asados, los espaguetis preparados, los postres, etc., serán envueltos en materiales amigables con

el medio ambiente como hojas de plátano, de maíz, papel encerado o Kraft -conocido por algunos como estraza-, y si desea su empaque de unicel, deberá pagarlo.La medida ambiental que entrará en vigor el próximo año fue propuesta en Sesión Ordinaria de Cabildo por los regidores de Puebla el pasado 17 de abril, quienes aproba-ron inhibir de manera progresiva el uso de materiales de plástico, popotes y unicel, para ayudar a com-batir la epidemia de los plásticos y cambiar el estilo de vida y los hábitos de consumo de los poblanos. “Si no se puede reusar hay que rechazar”, acciones contra el plástico Las bolsas en las que las tiendas de autoservicio o de cualquier marca conocida entregan sus mercancías, son los “pájaros plásticos” de avenidas y bulevares. Caminando o manejando te los topas por el aire y vuelan más alto si son llevados por un aire otoñal. También en las calles de Puebla abundan las “piedras plásticas”, esos envases que la mayoría de veces terminan taponeando las alcantarillas.Los envases fabricados con polímeros que diariamente arrojan los poblanos a las calles, son levantados por los tra-bajadores del Organismo Operador del Servicio de Limpia (OOSL), quienes no se dan abasto para limpiar las calles.

Los plásticos tardan 400 años en degradarse

Son las cinco de la mañana. El sol despunta sus primeros rayos y María, quien vive en Balcones del Sur, ya viste orgullosa su uniforme naranja. Para su jornada, carga en su mochila una cantimplora de agua de limón, un par de tortas de huevo con salchicha -que cuidadosamente envolvió en la bolsa de papel que le dieron en la panadería. También lleva dos naranjas. “No ocupo bolsas de plástico desde hace mucho tiempo. Es tanto el plástico que recogemos todos los días, que estoy segura que, aunque contrataran a mil naranjitas más, seguirían las calles igual”.En el OOSL existen cerca de 500 “naranjitas” con jornadas que comienzan desde las 6 de la mañana hasta las 2 de la tarde, que trabajan los 365 días del año y que recorren toda la ciudad levantando la basura con palas, con machetes y con bolsas. “No hay manera de que la ciudad luzca limpia sin la colaboración de todos”, dice Don Alberto, quien lleva trabajando más de 20 años como naranjita.“A veces nos cuesta trabajo cambiar de hábitos, y más si estos suelen ser de los malos”, comenta Martín, un operador de limpia que sonríe mientras reconoce casi con pena el tiempo que le tomó romper con la cómoda costumbre.

Si la sociedad, el gobierno y la iniciativa privada no disminuyen el uso y la producción de los plásticos de un solo uso, como se conoce a los envases de plástico y artículos desechables como bolsas, botellas y pajillas, no avanzaremos en el rescate del medio ambiente.

Mientras Martín avanza por la calle, ocasionalmente se detiene para acomodarse la gorra y cambiarle de estación a la radio que le cuelga del cuello. Al tiempo recoge sus montoncitos de tierra, pasto, tapas, bolsas y botellas, se retira el cubre bocas y concluye:“Nos hace falta mucha educación, pero si empezamos por hacer pequeños cambios y le echamos la mano a la ciudad, después podremos caminar y hasta respirar todos tranquilos”.

“Más que recaudar pensemos en cambiar”, secretaria del Ayuntamiento.La Secretaría General del Ayuntamiento en-tiende que el compromiso ecológico es una de las prioridades de esta administración, por lo que el acuerdo será publicado próximamente en el Periódico Oficial para entrar en vigor los siguientes 120 días para las bolsas de plástico y popotes, mientras que para el unicel serán 200 días naturales.Los establecimientos que incumplan con las reformas al Código Reglamentario Municipal, serán acreedores a sanciones que van desde 15 hasta 500 Unidades de Medida Actualizada (UMAS); es decir, de los mil 267 pesos a los 42 mil pesos.La Tesorería Municipal recibirá los recursos y se canalizarán para programas sociales u obra pública, en el caso de que existan reincidencias -detecta-das por la Unidad de Normatividad- se procederá a la clausura de los estable-cimientos que insistan en entregar bolsas de acarreo, popotes o unicel. Esta medida no es prohibitiva y tampoco se pretenderá entrar en un debate si los materiales son o no reciclables, el Ayuntamiento de Puebla busca generar conciencia de que existe un grave problema ambiental nivel mundial que se debe solucionar lo más pronto posible. Tampoco estará prohibida la producción o compra de bolsas, popotes o unicel, estos podrán ser vendidos y comprados para uso particular en fiestas, sin implicar una falta.Con la aprobación de esta medida, la ciudad de Puebla se une a otras entidades como Querétaro, Colima, Veracruz, la ciudad de Toluca, Estado de México, Guerrero, Hidalgo, Tamaulipas, Nuevo León, Baja California Sur, Chihuahua y otros en la prohibición del plástico desechable para el cuidado del medio ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *