Personas en situación de discapacidad en tiempos del COVID-19

Personas en situación de discapacidad en tiempos del COVID-19

Por: Paulina E. Islas

Uno de los sectores sociales menos considerados durante la pandemia son las personas en situación de discapacidad y no siempre se adaptan las medidas de prevención, cuidado o de acción a ellas y ellos.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Centro de Enfermedades Contagiosas (CDC) y la Secretaría de Salud mexicana, las personas con algún tipo de discapacidad, considerando que su condición no está directamente relacionado a un mayor riesgo de contraer el COVID-19 o enfermarse gravemente, representan un grupo que, por la interacción que necesitan, pueden contagiarse con mayor facilidad.

La UNICEF estima que el 15% de la población mundial tiene alguna discapacidad, si a esto se le suma el factor económico, este sector tiene un nivel de vulnerabilidad muy alto ante las crisis como la hoy enfrentada; y según la Organización de Naciones Unidas, niñas, niños, personas adultas y adultas mayores con discapacidades, pueden tener condiciones de salud subyacentes que aumentan su riesgo de complicaciones graves de COVID-19.

Ante esta y muchas otras situaciones cotidianas, se ha restado visibilidad a estos sectores, por ello, se debe velar para que sus derechos humanos no sean vulnerados, así como hacer llegar la información necesaria para evitar una mayor propagación o afectaciones.

La planeación es la clave

Dentro de las medidas preventivas sanitarias para evitar contagios de las personas en situación de discapacidad, el Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad recomienda:

  • Asistirle en medidas básicas de higiene como lavado de manos y a desinfectar objetos de asistencia y superficies de contacto frecuente
  • Ofrecer ayuda para realizar tareas o compras muy necesarias que requieran salir de casa.
  • Planificar quién podrá apoyar a la persona si su principal cuidador se enferma.
  • Infórmate de las responsabilidades y documentación en caso de que la persona enferme como seguro, familia, medicamentos y personas o mascotas a su cargo.

La inclusión de las personas en situación de discapacidad durante la respuesta al COVID-19 debe ser deliberada y propositiva

Este sector poblacional no debe ser olvidado ni dejado de lado durante la contingencia sanitaria, por ello, se deben adaptar plataformas digitales para realizar actividades a distancia; así como generar canales para comunicar información relevante, medidas de prevención, higiene y atención médica para personas con algún tipo de discapacidad, sin importar su edad.

La información debe ser accesible, por lo que se deben tomar en cuenta los siguientes puntos:

  • Todos los mensajes deben estar disponibles en braille y letra grande para personas ciegas o con baja visión.
  • Versión fácil de leer para personas con discapacidades intelectuales
  • Formatos escritos o vídeo sin subtítulos de texto y/o lenguaje de señas para personas con discapacidad auditiva.
  • Contenido web accesible para aquellos que utilizan tecnologías de asistencia como el lector de pantalla.

La OMS en distintos países señala que el impacto a este grupo poblacional se puede mitigar adoptando medidas de protección apropiadas y generando conciencia y empatía.

Desde el gobierno mexicano, a través de la página oficial de consulta del COVID-19, se puede encontrar manuales, versiones accesibles de las conferencias de prensa, videos de tele rehabilitación e información de contacto.