Recomendaciones para un manejo de residuos urbanos responsable y sostenible durante la pandemia

Recomendaciones para un manejo de residuos urbanos responsable y sostenible durante la pandemia

Por: Jessica Reyes

  • Aún más que en las condiciones normales, durante la emergencia sanitaria, la población debe disminuir al máximo el uso de vajillas, cubiertos, bolsas y empaques desechables
  • El coronavirus puede permanecer hasta 4 horas en superficies de cobre, 24 horas en cartón y hasta 2 o 3 días en plástico y acero inoxidable

Reciclar en medio de un escenario adverso de salud pública pareciera una actividad no esencial en estos momentos, pero ante un contexto paralelo, donde en la capital poblana se desechan al día hasta mil 700 toneladas de residuos sólidos urbanos (RSU) al relleno sanitario, de acuerdo al Organismo Operados de Limpia del Municipio de Puebla, resulta urgente no dejar de sumar esfuerzos por una cultura de responsabilidad ecológica –desde casa para revertir esta sofocación ambiental en la que se encuentra la Angelópolis.

Para ello, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales federal ha dispuesto una serie de medidas generales que le permitirán a la ciudadanía separar y manejar responsablemente sus desechos valorizables y aprovechables* durante la pandemia, evitando, así, el riesgo de propagación y contagio del virus COVID-19 entre los recolectores voluntarios, recicladores y personal de Limpia de la ciudad.

  1. Es indispensable limpiarlos o rociarlos adecuadamente con la solución anti-COVID-19 y almacenarlos al menos cinco días antes de entregarlos a cualquier centro de acopio.
  2. La solución anti-COVID-19 puede prepararse con ⅓ de taza de cloro por 4 litros de agua o 4 cucharaditas de cloro por un litro de agua. En el caso de superficies que puedan ser dañadas por el cloro, se puede utilizar una concentración de etanol del 70%.
  3. Debe suspenderse temporalmente la separación de los residuos aprovechables y valorizables en los hogares donde exista un caso o casos confirmados de contagio por el virus, ya que se convertirán en un foco inminente de infección al transformarse en residuos COVID-19.

El cumplimiento de estas disposiciones especiales evitará que estos desechos formen parte de una cadena de transmisión de COVID-19, protegiendo la salud del personal que manejará los RSU aprovechables y valorizables una vez entregados o recolectados.

Fuente: SEMARNAT