La mala calidad del aire hace propensas a las personas a infecciones virales: INSP

La mala calidad del aire hace propensas a las personas a infecciones virales: INSP

Por: Paulina Islas

Conforme a lo expuesto desde la Secretaría de Salud Federal, así como la Organización Mundial de la Salud, existen factores que hacen más vulnerables a las personas para contraer el virus SARS-CoV-19, como tener una condición médica subyacente. Sin embargo, en la teleconferencia del pasado 24 de julio sobre “Los factores ambientales en la epidemia de COVID-19”, el director del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), Juan Rivera Dommarco, expuso que la calidad del aire produce una vulnerabilidad más alta a las infecciones bacterianas y virales.

De igual forma, el coordinador ejecutivo de Vinculación Institucional de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAME), Víctor Hugo Páramo Figueroa, coincidió en que la mala calidad del aire debilita el sistema inmune. La llamada de atención parece clara, es necesario modificar los hábitos de consumo. Alterar y degradar el medio ambiente acelera la aparición de zoonosis, enfermedades se transmiten directamente entre animales (incluidos los seres humanos) a través de medios como el aire (influenza), picaduras o saliva (rabia); como el coronavirus.

Esto, asentó Gerardo Suzán Azpiri, del laboratorio de Ecología de Enfermedades de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), sumado a trasformación de los hábitats y la invasión de nichos ecológicos de fauna silvestres, aumenta el contacto entre estos y los seres humanos, lo que favorece la adaptación y salto de patógenos (virus, bacterias, priones, etc.) de animales como roedores, murciélagos o pangolines hacia las personas.

Sin embargo, muchas personas siguen ignorando esta información o no saben qué medidas tomar al respecto. Uno de los campos de acción es el aprovechamiento de las campañas gubernamentales, como la campaña del municipio de Puebla “Puntos verdes”, donde se busca reducir la cantidad de residuos que se vierten en el Relleno Sanitario de Chiltepeque, al mismo tiempo que fomenta una economía circular.

Otro hábito a modificar es la transportación, migrar a un modelo de transporte activo, no motorizado o colectivo ayudará a disminuir las emisiones de dióxido de carbono. Asimismo, no fomentar la compra y venta de animales exóticos ya que esto desanima a las personas de invadir los hábitats de estos animales, minimizando su transformación.