COVID-19 afecta hasta en un 80% las donaciones altruistas de sangre: IMSS

COVID-19 afecta hasta en un 80% las donaciones altruistas de sangre

Por: Paulina Islas

El pasado 14 de julio se conmemoró el Día Mundial del Donante de Sangre, esta fecha fue establecida en 2005 por la Asociación Mundial de la Salud como agradecimiento a las y los donantes altruistas de este líquido y alentar a quienes no lo hacen, ya que esta es la única forma de asegurar un suministro de sangre segura, según la institución.

Sin embargo, ante la emergencia sanitaria a nivel mundial por el virus SARS-CoV-19, las donaciones de sangre han disminuido debido al miedo y a las restricciones de movilidad de las personas en distintos países. En el caso mexicano, el Instituto Mexicano del Seguro Social informó que se registró una baja de entre el 70 y 80 por ciento de donaciones altruistas.

Por este motivo, la institución encargada de la salud en el territorio nacional convocó a la tercera Jornada de Donaciones Altruistas a partir del 10 de agosto en las instalaciones de la Coordinación de Control Técnico de Insumos (COCTI), ubicada en la alcaldía Gustavo A. Madero y con una meta de recolección de entre 90 a 100 unidades en tres días.

Sin embargo, en medio de una pandemia es necesario asegurar la no propagación del virus, por lo que no se permitieron acompañantes y la titular de la Coordinación de Control Técnico de Insumos, Concepción Grajales Muñiz, realizó un recorrido por las diversas áreas que componían el módulo itinerante en la alcaldía.

La importancia de donar sangre

Según datos de la Organización Panamericana de la Salud, en América Latina y el Caribe se realiza la transfusión de 10 millones de unidades de sangre al año. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) destaca que el acceso a la sangre segura sigue siendo un privilegio puesto que, a nivel mundial, el 42 por ciento de las donaciones de sangre se hacen en países de altos ingresos en los que solo vive el 16 por ciento de la población mundial.

Este líquido vital, no es sólo el medio de transporte de oxígeno en nuestros cuerpos, también mueve nutrientes, hormonas y partículas alimenticias necesarias para una buena salud. De una sola donación (450 ml), la unidad se fracciona y se pueden obtener hasta cuatro componentes de sangre (concentrados plaquetarios, concentrado eritrocitario, plasma fresco congelado y crioprecipitados), es decir un donador puede ayudar a cuatro personas, dado que de cada donador se obtienen cuatro componentes sanguíneos.

En pablas de la OMS “la sangre es el regalo más valioso”, ya que de esta forma se contribuye a salvar vidas de, por ejemplo, mujeres con complicaciones obstétricas (embarazos ectópicos, hemorragias antes, durante o después del parto, etc.), niños con anemia grave frecuentemente causada por el paludismo o la malnutrición, personas con traumatismos graves provocados por las catástrofes naturales o las causadas por el hombre, pacientes que se someten a intervenciones quirúrgicas y médicas complejas y enfermos de cáncer.

¿Cómo funciona la donación de sangre?

El IMSS cuenta con 59 puntos de donación donde, la jefa de Atención a Donadores del Banco de Sangre del Centro Médico Nacional (CMN) Siglo XXI, María Rebeca Rivera López, señala que se recibían en promedio 250 donadores en días hábiles y en fines de semana hasta 350. Agregó que, por cada donador se obtienen 450 mililitros de sangre, volumen que no implica peligro ya que la sangre se renueva cada 120 días.

El Banco de Sangre otorga en calidad de “préstamo” las unidades que algún paciente requiera, mismas que deben reponerse lo antes posible para satisfacer las necesidades del resto de los pacientes. Por lo que es necesario continuar con esta práctica altruista, garantizando que cualquier paciente, ante una emergencia, sea atendido inmediatamente y no deba esperar a recolectar la sangre en ese momento.

Entre los principales requisitos para ser donador altruista son tener entre 18 y 65 años, pesar más de 50 kilogramos, ayuno mínimo de cuatro horas y evitar consumir alimentos con grasas 24 horas antes, no haber estado enfermo de gripe, tos, diarrea o infección dental en los últimos 14 días, no haber tomado medicamentos en los últimos cinco días, no haberse operado en los últimos seis meses ni vacunado en los últimos 30 días.

El IMSS destaca que, si se tiene presión arterial alta y está controlada, puede ser candidato a donación, personas con tatuajes o que han tenido tratamientos con acupuntura, pueden donar después de 12 meses. Parecieran pocos filtros para una donación tan importante pero toda la sangre es estudiada con tecnología de punta con pruebas para detectar enfermedades transmisibles o sus agentes causales como el virus del SIDA, de la Hepatitis C, Hepatitis B, pruebas de sífilis, Chagas, además de identificar el grupo sanguíneo y Rh. Lo anterior, para dar bioseguridad al donante y al receptor.

El panorama mexicano ante la donación altruista de sangre

Organizaciones internacionales como la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, la Federación Internacional de Organizaciones de Donantes de Sangre, la Sociedad Internacional de Transfusión de Sangre, la Asociación Americana de Bancos de Sangre y el Grupo Cooperativo Iberoamericano de Medicina Transfusional, colaboran para proporcionar orientación y apoyo a sus miembros sobre donaciones de sangre.

Y es que, en medio de la pandemia por COVID-19, pacientes hematológicos y oncológicos requieren continuamente transfusiones de sangre para sus tratamientos; por eso la OMS ha hecho la reiterada recomendación de contar con unidades adicionales en caso de contingencia. A pesar de ello, el IMSS ha informado que el volumen de captación anual es de 711 mil 429 unidades de sangre, cifra no menor, pero escasa si se toma en cuenta que un hombre puede donar hasta cuatro veces en un año y una mujer hasta tres.

En comunicados de prensa del Instituto Mexicano del Seguro Social, precisa que solamente dona sangre de forma altruista el 3 por ciento de la población y que quienes no pueden hacerlo, en su mayoría, padecen caries severas, grasa en la sangre, anemia o padecen alguna enfermedad. Lo que lleva a repensar los hábitos alimenticios de la población mexicana, la cultura de la donación de sangre y el constante recordatorio que el COVID-19 nos ha hecho de crear sociedad, ser solidarios y empáticos.