Plásticos en la Bahía de la Paz ponen en peligro al tiburón ballena: Oceana México

Plásticos en la Bahía de la Paz ponen en peligro al tiburón ballena

Por: Paulina Islas

Oceana México, organización internacional centrada exclusivamente en la conservación de los océanos desde 2001, publicó el 9 de septiembre del presente año los hallazgos del primer estudio ecotoxicológico (análisis del efecto de contaminantes en especies y ecosistemas) en el país, así como sus afectaciones al tiburón ballena.

Siendo el pez más grande del mundo, el tiburón ballena pasa alrededor de 135 días del año alimentándose en bahías cercanas a los trópicos y 38 por ciento de ellos regresa en los siguientes años. Esta organización afirmó que sólo hay 30 lugares en el mundo con este privilegio y México cuenta con tres puntos de regreso: “ahora existe evidencia de que al menos en uno de ellos, esta especie vive con la amenaza que significa la contaminación del plástico”, destaca la organización.

El punto de regreso al que este organismo hace referencia es la Bahía de La Paz, y destaca que, de acuerdo al estudio realizado, estos enormes peces podrían estar consumiendo 171 unidades de microplástico cada día debido a su forma de alimentación.

“Para este estudio se tomaron muestras de la piel de 12 tiburones y del agua en la zona. En la piel de los ejemplares estudiados se encontró un nivel inusual de PBDE-209, una sustancia contenida en productos plásticos y que es muy raro de encontrar en las cadenas alimenticias marinas. Por lo tanto, se deduce que ha llegado a la piel de estos animales porque consumieron plástico.”, afirmó Oceana.

La contaminación de los mares no afecta solamente la salud de estos maravillosos ejemplares, quienes han existido en el planeta por alrededor de 60 millones de años, también afecta la salud de las personas. Un caso que expone la organización internacional, señala: “En 2007, en Tailandia, pescadores llevaron a la costa el cuerpo de una hembra [tiburón ballena] de 5.5 metros. Al realizar la necropsia, se encontraron hemorragias internas, úlceras y un popote de plástico rígido en el interior del tracto gastrointestinal”.

La Cátedra Océanos y Salud Humana, una herramienta española compuesta por diversas universidades y especialistas cuyo principal objetivo es estudiar y dar a conocer la importancia de los ecosistemas marinos para la salud y el bienestar de las personas, pone sobre la mesa tres puntos de interrelación entre la salud humana y el cuidado de los mares y océanos:

  • El potencial bioactivo de los organismos marinos como fuente de nuevas medicinas
  • Los alimentos saludables procedentes del mar
  • Los beneficios para la salud ligados a la vida en la costa y en la práctica de actividades turísticas en el mar

Por lo tanto, el cambio de hábitos que la aparición del virus SARS-CoV-19 ha provocado no debería limitarse a aquellos que están relacionados con enfermedades respiratorias, la salud implica muchos más aspectos. Como ciudadanía, un consumo más responsable y, por parte de los gobiernos, iniciativas que contribuyan al cuidado de las aguas, incluso para aquellos territorios que no tienen acceso directo a los mares y océanos, sería un punto de partida importante.