Medicinas pirata; una amenaza para la salud pública

Medicinas pirata; una amenaza para la salud pública

Por: Paulina Islas

Desde 2010, el Organización Mundial de la Salud, ha alertado sobre las consecuencias y peligros por el aumento en la venta de medicinas falsificadas. El mercado reportado por esta institución abarca desde antibióticos hasta medicamentos para la regulación de la natalidad, suero antitetánico, antipalúdicos y fármacos para el tratamiento de la disfunción eréctil.

Con la aparición del virus SARS-CoV-19, diversos medios de comunicación internacionales, como la BBC de Londres, alertaron sobre el creciente “negocio” que la pandemia atrajo en el sector de la falsificación de medicamentos y suministros médicos como cubrebocas.

En su informe de julio de 2020, el Observatorio Nacional Ciudadano informó que, de 41 alertas sanitarias registradas en la página electrónica de la COFEPRIS (Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios), entre 2013-2019, al menos 18 de ellas advierten casos de medicamentos presuntamente falsificados, 16 de ellos denunciados por la empresa afectada, uno más por denuncia ciudadana anónima y otro por información de autoridad sanitaria estatal.

También, asegura que “el consumidor, a través de la piratería, tiene acceso a un ‘bien’ que, si bien no es original, cumple con un nivel de satisfacción que le otorga y dado el precio que paga, le parece adecuado”. Dentro de las entrevistas realizadas por la organización, se da cuenta de que los casos de medicamentos de alto costo, contra el cáncer o productos de alta demanda, son muy atractivos de falsificar un medicamento debido al costo que se le puede dar y la demanda detectada.

Sin embargo, tanto la OMS como la ONC, han señalado que el volumen del medicamento falsificado no es certero, ya que requiere cierta infraestructura y procesos fitosanitarios para llegar a estimaciones certeras. Más bien, lo que se puede observar son incautaciones de grandes cantidades de productos y redes delictivas sofisticadas.

De igual forma, ambas organizaciones ponen especial atención en los grandes volúmenes de medicamento importado que no cumple y carece de registro sanitario. Destaca el aumento creciente de falsificaciones de medicamentos biotecnológicos o de alta especialidad, como los que ahora se necesitan para combatir el COVID-19.

La falsificación de envases y contenidos de medicamentos se ha identificado también en el mercado negro de productos farmacéuticos que hoy día posiciona a México dentro de los 10 países en mayor riesgo en el mundo, así lo señala la licenciatura en Ciencias Farmacéuticas, de la Universidad de las Américas de Puebla.

Y es que, quien recibe o adquiere un medicamento falsificado puede correr el riesgo de una serie de consecuencias peligrosas para la salud.

El fármaco puede:

  • contener una cantidad diferente del ingrediente activo original,
  • contener ingredientes activos totalmente diferentes,
  • contener ingredientes tóxicos,
  • portar en el envase datos falsificados del fabricante,
  • haber sido completamente reempacado,
  • haber sido producido en condiciones que no cumplen con las Buenas Prácticas de Fabricación vigentes y/o
  • no haber sido transportado y almacenado correctamente.

Estos factores conllevan efectos secundarios inesperados, como reacciones alérgicas o el empeoramiento de la condición médica, y deben ser reportados inmediatamente a un médico, ya que pueden causar la muerte en los casos más extremos.



Fuentes:

https://onc.org.mx/uploads/190820-PirateriaMx-doc.pdf

https://www.who.int/bulletin/volumes/88/4/10-020410/es/

https://www.bbc.com/mundo/noticias-52238655

http://blog.udlap.mx/investigacionconvida/2011/03/31/medicamentos-pirata-grave-riesgo-para-la-salud-que-va-de-la-mano-con-la-pobreza/

https://www.boehringer-ingelheim.mx/sosteniblidad/sobre-nosotros/peligros-de-los-medicamentos-falsificados