Navidad En Cuarentena

Navidad En Cuarentena

Por: Paulina Islas

Dadas las 8 de la mañana del 24 de diciembre, Vanessa lo toma con calma, sabe que este año no le será posible ir a casa de sus padres. Sin embargo, este no era el plan, pues pasó las últimas dos semanas buscando espacios en sus horarios laborales para comprar los regalos de Navidad.

Inicia su día como de costumbre, bañarse, desayunar y arreglar su recámara. Su mente vaga durante las tareas y la lleva a los festejos del año pasado.

“A esta hora, ya estaría en casa de mis papás, ayudándole a mi mamá con la preparación de la cena o limpiando el comedor. Me molestaba lo previo a la cena, incluso la familia durante la cena…ninguna familia es fácil todo el tiempo…pero ahora que sé que no lo podré tener, claro que me duele”.

La razón por la que Vanessa no podrá ir a casa de sus padres durante Navidad y Año Nuevo, es que uno de sus compañeros de trabajo dio positivo a COVID-19, por lo que, para proteger a sus seres queridos, tendrá que permanecer de 15 a 20 días en su casa, con el menor contacto posible con más personas. Incluso, su vecina, le ha ofrecido pasar Nochebuena con ella, invitación que tuvo que rechazar para evitar contagios.

Desde hace un par de semanas se ha hablado de un repunte en los contagios del virus SARS-CoV-19, siendo evidencia de esto el cambio en el color de semáforo epidemiológico en muchos estados del centro de la República Mexicana como la Ciudad de México, Morelos, Estado de México y Puebla. En este último estado, el pasado 24 de diciembre, desde la Secretaría de Salud se explicó que el informe epidemiológico reportó 300 nuevos contagios y 22 decesos en las 72 horas previas; además los casos activos sumaron mil 261 en 63 municipios.

Pasado el mediodía, sin esperarlo, se ha presentado el novio de Vanessa, ella le pide que por favor se vaya, pues no le será posible estar con él. Sin embargo, después de varios minutos al teléfono, han encontrado una solución momentánea. Él se marcha y ella empieza a arreglarse como si fuese a salir, a las dos horas, el joven regresa con varios moldes de comida y los deja en la entrada.

A las 10 de la noche, Vanessa pone a calentar la comida de los moldes, pone la mesa y abre su computadora. Se ha pasado algunas horas explicando a su familia, por teléfono, como ingresar a una sala de chat que ella ha creado con el fin de pasar esta fecha en familia.

“No es lo mismo, ni siquiera se acerca. Pero así puedo estar con mi familia, puedo ver a mi novio y compartir el tiempo con ellos. Lo importante es que, si me enfermo, si llego a contagiarme por el compañero que dio positivo, pues que las personas que amo no se contagien”.

“Entiendo que muchas personas que no tienen la certeza, como yo, de haberse contagiado del virus, pues no pueden hacer lo que mi novio, mi familia y yo haremos. No todos tienen la banda ancha necesaria para poder hacer una video llamada, pero insisto, pude haber bajado anoche (con su vecina) y no decir nada con tal de pasarla sola…pero no es justo, no es honesto. Por decisiones impulsivas ahora estamos de nuevo con muchas restricciones, mucha gente no consideró lo que iba a significar hacer esa fiesta hace un mes, no salir al centro hace unas semanas…sólo espero que la gente tenga en cuenta las dificultades que hemos pasado todos durante estos meses y estas fechas, para que veamos lo que realmente importa”.



Fuentes:

https://datos.covid-19.conacyt.mx/

http://ss.puebla.gob.mx/noticias/item/1369-incrementa-a-43-el-indice-de-positividad-en-muestras-de-covid-19