Tauromaquia en Puebla, ¿sí o no?

Tauromaquia en Puebla, ¿sí o no?

Por: Paulina Islas

En torno a la discusión sobre si deberían ser prohibidas o no las corridas de toros, el Consejo Nacional Taurino Mexicano (Contoromex) ha difundido un argumentario, estructurado en diez epígrafes, en defensa de la Tauromaquia. Entre los argumentos se encuentran que el dolor o sufrimiento del animal no son el objetivo de las corridas de toros, tampoco el motivo por el que las personas aficionadas taurinas asisten. También, afirman que los toros de lidia, al igual que las demás reses bovinos de su especie, están destinados a morir para la subsistencia alimentaria del hombre.

En la ciudad de Puebla, un centenar de aficionados a esta actividad se manifestaron -desde sus automóviles-  el pasado 24 de enero en contra del punto de acuerdo que las regidoras del Ayuntamiento de Puebla, Cinthya Juárez Román y María Isabel Cortés Santiago, presentaron el 21 de diciembre del 2020, para prohibir los espectáculos taurinos, propuesta que se encuentra aún en espera de ser votada por el cabildo poblano.

En su contra parte, organizaciones como Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA), han puesto sobre la mesa la forma en que estos animales mueren ya que son heridos de distintas formas antes de morir por “la estocada final”, una vez que el toro está exhausto y ha perdido una gran cantidad de sangre.

“El matador y luego de provocar algunos ataques exhaustos por parte del animal moribundo, trata de atacar al toro con su estoque. Si le erra y solo llega a mutilar al animal aún más, un ejecutor es llamado para darle la estocada final al toro exhausto y sumiso hasta que muera. Se supone que el estoque corta la espina dorsal del animal, pero también se le puede errar, dejando al animal consciente pero paralizado mientras es encadenado por sus cuernos y arrastrado fuera de la arena”.

Así, el día de ayer, 25 de enero, el movimiento #PueblaSinTauromaquia realizó una manifestación y diversos performances para visibilizar las posturas en contra de esta actividad y a favor de los derechos animales.

Contoromex llama a esta práctica tradición por el tiempo que se ha practicado en el continente -especialmente en México-, así como su arraigo, fomento y admiración por más de cinco siglos. En su argumentario se puede leer “llegaron con los españoles al igual que el idioma, la religión y el mestizaje”.

Al respecto, la organización Animal Freedom señala que muchas culturas, tanto occidentales como las orientales, tienen elementos destructivos, por lo que la tradición no justifica la crueldad. La Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y del Maltrato Animal, señaló que, aunque se necesita de la presencia de un veterinario en las lidias para certificar que el bovino está “íntegro”, se han encontrado con pitones manipulados, dopaje, lesiones oculares, alteraciones de la locomoción, falta de trapío, falsificación de documentos, incumplimiento de los reglamentos, entre otras circunstancias.

Las y los taurinos, con otro argumento a favor de esta actividad, lo definen como “el arte de los artes”, ya que ha inspirado no solo literatura, sino teatro, escultura, danza, pintura, música y cine. Sin embargo, que un fenómeno sea reproducido mediante un arte no quiere decir que dicho fenómeno sea éticamente correcto, como podría ser el caso de la tauromaquia reproducida por pintores en sus cuadros o reproducida por escritores en sus novelas.

Como menciona Ernesto Diezmartínez, crítico de cine, respecto a que, tal vez, no es obligación del creador centrarse en la ética, pero no puede desprenderse de ella. Es decir, muchos artistas con una gran calidad artística han reproducido en sus obras todo tipo de situaciones en las que se frustran intereses fundamentales: fusilamientos, violaciones, torturas, genocidios o guerras, lo cual no es una razón válida para justificar éticamente dichos fenómenos reproducidos.

En Puebla, como parte de la pluralidad e inclusión que son lema de la actual administración, se llevó a cabo un debate con ambas posturas el 24 de noviembre, con la participación de Antonio Franyuti, director de la Organización Animal Héroes; Adriana Cossío Bayúgar, titular de la Unidad Departamental de Participación Ciudadana en la Protección y Bienestar Animal de la Agencia de Atención Animal del gobierno de la Ciudad de México; José Saborit, director de la Asociación Civil Tauromaquia Mexicana; y Enrique Núñez Quiróz, director del Diario Intolerancia y Megalópolis.

Hasta hoy, sigue en manos de las y los regidores de la ciudad de Puebla esta disposición, que podría ponerle fin o dar continuidad a esta “fiesta” que siempre pone a debate los derechos animales.