Claves para entender el conflicto histórico entre Palestina e Israel

Claves para entender el conflicto histórico entre Palestina e Israel

Por: Jessica Hernández

Tras semanas de enfrentamientos entre la policía israelí y la comunidad palestina debido a las fuertes restricciones impuestas por COVID-19 durante su fiesta religiosa más importante, Ramadán, y, debido a las constantes amenazas de desalojo de familias palestinas por colonos judíos, el fin de semana del 8 de mayo estalló el conflicto a las afueras de la mezquita Al Aqsa, en la Ciudad Vieja de Jerusalén.

De ese fin de semana, resultaron más de 300 heridos, de acuerdo a la Media Luna Roja palestina, lo cual derivó en que Hamas, organización palestina al poder de Gaza, desde el 10 de mayo, lanzara cohetes hacia Jerusalén y al centro de Israel, la mayoría interceptados por las fuerzas israelíes.

Ante ello, el estado judío respondió con más ataques armados y, hasta el día de ayer, 188 palestinos, entre ellos 55 niños, fueron asesinados y más de mil 230 han sido heridos. En Israel, 10 personas han muerto y hay 282 heridos.

Un nuevo ataque letal hacia la franja de Gaza se produjo ayer, bombardeando principalmente estructuras vinculadas a Hamas y dejando 42 muertos, su mayoría palestinos.

Tierra sagrada en disputa

Por miles de años, árabes y judíos se han disputado el territorio ubicado entre el río Jordán y el mar Mediterráneo. En 1948, se fundó el estado de Israel sobre esa zona y la ciudad de Jerusalén, sagrada tanto para judíos como para cristianos y musulmanes, quedó dividida en Jerusalén del Este –controlada por jordanos- y Jerusalén Oeste –controlada por israelís-.

La Ciudad Vieja de Jerusalén, donde se encuentran la mayoría de los lugares sagrados para las tres culturas, como la mezquita Al Aqsa de musulmanes, el Monte del Templo y el Muro de las Lamentaciones de los judíos y el Santo Sepulcro de los cristianos, se encuentra en Jerusalén del Este, por lo que la tensión por el control del territorio se vuelve permanente.

A todo esto, se suman los conflictos territoriales en el barrio Sheij Jarrah, a las afueras de la ciudad vieja, el cual quedó del lado de Jerusalén Oriental, alojando a miles de familias palestinas. 

En años recientes, decenas de colonos judíos han llegado al barrio y, con ellos, la amenaza de desalojo de las familias palestinas que llevan ahí más de 70 años, desde la creación del estado israelí.

Después de la división de Jerusalén en 1948, las familias palestinas que vivían al oeste tuvieron que abandonar sus hogares, al igual que las familias judías que vivían al este, para ocupar su lado correspondiente de la ciudad.

Sin embargo, en años posteriores, se crearon dos leyes israelíes, la Ley de Propiedad de Ausentes, donde se permite que israelíes se apoderen de la propiedad de palestinos que, según el estado de Israel, abandonaron sus hogares durante el conflicto, y la Ley de Asuntos Legales y Administrativos, donde los judíos que puedan demostrar su título de propiedad en Jerusalén previo a 1948, pueden reclamar sus propiedades en cualquier lugar de la ciudad.

Las leyes creadas por el estado de Israel obedecen a varios intereses políticos, pues el barrio se encuentra muy cerca de la Ciudad Vieja, y deja en un estado de indefensión jurídica a la comunidad palestina con la amenaza constante de ser desalojados de sus hogares sin siquiera tener la facultad de defenderse o recuperar sus antiguas viviendas.

Con los años, las tensiones se mantienen en un constante vaivén sin una solución clara al problema y, entre tanto, miles de personas han perdido la vida por uno de los conflictos territoriales más largos en la historia del mundo.

Diplomáticos y jefes de estado de todo el mundo han intentado mediar el conflicto en las últimas semanas sin un resultado positivo hasta el momento y Egipto ha reabierto parcialmente su frontera al sur de la zona en disputa, para facilitar la evacuación de las personas con heridas graves.