3.7% del gas de efecto invernadero en el mundo viene de los clics que damos

3.7% del gas de efecto invernadero en el mundo viene de los clics que damos

Por: Jessica Reyes

  • Conoce cómo reducir tu huella de carbono al utilizar aparatos inteligentes y/o al navegar por Internet


Todas las actividades que realizamos en línea, como descargar música, enviar un e-mail, hacer una búsqueda en Google, transmitir en vivo o enviar memes, pueden llegar a tener un impacto por persona de hasta 414 kilogramos de dióxido de carbono (CO2) por año.


De acuerdo con estimaciones de un estudio realizado por el investigador, Mike Hazas, de la Universidad de Lancaster en Reino Unido, la huella de carbono de aparatos inteligentes, Internet, así como de los sistemas que los soportan, representan alrededor del 3.7 por ciento de las emisiones globales de efecto invernadero (CO2, óxido nitroso, metano y gases fluorados), lo que es similar al índice de contaminación que genera la industria de aerolíneas a nivel global.


Esto se debe a lo costos en materia energética que se requieren para alimentar dispositivos inteligentes, redes inalámbricas y, principalmente, para sostener centros de datos y servidores, necesarios para crear un ecosistema digital de conectividad y almacenamiento de información.


“Si dividiéramos los mil 700 millones de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero que se estima se producen en la fabricación y el funcionamiento de tecnologías digitales entre todos los usuarios de Internet en todo el mundo, significa que cada uno de nosotros es responsable de 414 kg de dióxido de carbono al año”, refiere el texto.


Te enlistamos algunas acciones individuales que se pueden tomar para intentar contribuir al cambio de hábitos de navegación y consumo tecnológico:

  1. Espera más tiempo para renovar tus equipos. Ampliar el tiempo de uso de un solo ordenador y monitores de cuatro a seis años podría evitar el equivalente de 190 kg de CO2.

  2. Evalúa tus hábitos de streaming. Usar plataformas como YouTube sólo para generar sonido ambiente o, incluso, para dormir, genera carbono sin un motivo en específico o beneficio.

  3. Evita realizar videollamadas y prefiere enviar un mensaje a hacer una llamada. Una videoconferencia entre participantes de diferentes países con duración de cinco horas puede producir entre 4 y 215 kg de CO2, dependiendo el país debido a condiciones de eficiencia energética, infraestructura y uso de energías renovables.

  4. Deja de enviar correos electrónicos innecesarios, como los que sólo dicen “gracias”. Si esto se hace de manera colectiva, se puede llegar a reducir de manera significativa la emisión de carbono. Por ejemplo, si cada adulto en el Reino Unido envía un correo electrónico menos de “gracias”, se podrían ahorrar 16.433 toneladas de CO2 al año -el equivalente a sacar 3.334 coches diésel fuera de la carretera, de acuerdo con la compañía de energía, OVO.

  5. Date de baja de newsletters o de listas de e-mails que sólo terminan en la lista de correo no deseado o no leído. Según estimaciones del servicio antispam Cleanfox, el usuario promedio recibe 2.850 correos electrónicos no deseados cada año debido a suscripciones, lo cual equivale a la generación de 28,5 kg de CO2.

  6. Desactiva copias de seguridad innecesarias en la nube de tu celular, así como descargas automáticas de aplicaciones que no son esenciales. Estas actividades representan alrededor del 10 por ciento del tráfico desde teléfonos móviles.

  7. El número de veces que escuchas una pieza de música puede marcar la diferencia. Comprar un CD o un disco físico puede ser mejor si escuchas el mismo disco repetidamente, pero si sólo escuchas una pieza de música menos de 27 veces durante tu vida, entonces el streaming puede ser mejor.


FUENTE:

Why your internet habits are not as clean as you think – BBC Future