Nuevas formas, misma problemática. Violencia digital de género

Por: Paulina Islas

Desde la organización mexicana de tecnología cívica TEDIC, se plantea que el internet no ha sido el espacio horizontal y neutral que se presentó en su creación; ya que, si bien dota a internautas de las herramientas para transformar y mejorar diversos aspectos de la vida cotidiana de todas las personas, este espacio también ha reforzado desigualdades y condiciones de poder que ya existían.

Una de las realidades sociales que se han reflejado en el espacio digital es la violencia, en especial, la violencia de género. Por ello, Samantha Páez, directora de Análisis de la Violencia de Género Mediática y Digital del Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia del Estado de Puebla, explicó para Red Pública este fenómeno.

La analista se remite a Dubravka Šimonović, relatora especial de las Naciones Unidas, cuya definición de violencia en línea contra la mujer se aplica a “todo acto de violencia por razón de género contra la mujer cometido, con la asistencia, en parte o en su totalidad, del uso de las TIC, o agravado por este, como los teléfonos móviles y los teléfonos inteligentes, Internet, plataformas de medios sociales o correo electrónico, dirigida contra una mujer porque es mujer o que la afecta en forma desproporcionada”.

De igual forma, rescata que la Asociación para el progreso de las Comunicaciones, dice que la violencia contra las mujeres “infringe los derechos de las mujeres a la libre determinación y a la integridad corporal. Causa daño psicológico y emocional, refuerza los prejuicios, daña la reputación, causa pérdidas económicas y plantea barreras a la participación en la vida pública, y puede conducir a violencia sexual y otras formas de violencia física”.

Debido a los daños que genera este tipo de violencia, las consecuencias no se limitan únicamente a las víctimas, en varias ocasiones familias completas deben mudarse de ciudad a causa de este tipo de violencia, convirtiéndose en un desplazamiento forzado, asegura Páez.

En el informe “Acercamiento a la violencia digital contra las mujeres en Puebla ” del OVIGEM (Observatorio de Violencia de Género en Medios de Comunicación) se puede encontrar que, de los delitos vigentes en el código penal del estado de Puebla sobre violencia digital, la mayoría de las denunciantes y de víctimas son mujeres. También, que las carpetas de investigación aumentaron considerablemente en un solo año, pasando de 106 carpetas de investigación por violación a la intimidad sexual en 2019 a 190 en 2020, esto es un aumento del 79 por ciento.

¿Cuándo denunciar?

El proceso de denuncia dependerá de lo que la víctima necesite respecto a su caso, por parte del Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia del Estado de Puebla se brinda el acompañamiento a víctimas y se facilitan talleres para que las personas que rodean a quienes han padecido este tipo de violencia puedan hablar en un espacio de empatía y seguridad, sin revictimizar a las personas.

“Muchas veces lo que sucede es que la amiga llega y nos cuenta su caso y lo primero que hacen las personas es regañarla, eso hace que ella se sienta culpable. Hay que evitar hacerla sentir culpable y acercarnos, como víctimas, a alguien que nos pueda ayudar, porque muchas víctimas pasan esto de manera solitaria y es muy difícil”.

Samantha comentó que, si alguien no cuenta con una red de apoyo o con personas de confianza a las cuales acudir, puede comunicarse a teléfono 3 099 099 o en las redes sociales de Facebook y Twitter (@OVIGEM) a través de mensajes privados.

También indica que, al ser un proceso emocional complicado, muchas veces las mujeres agredidas no quieren denunciar, pues lo único que quieren es saber las razones del atacante.

Por ello, refiere Páez, es importante que las víctimas sepan que no todas las denuncias se resuelven con prisión, hay casos donde se utilizan métodos alternativos de resolución de conflictos. Esto quiere decir que se puede llegar a un acuerdo reparatorio firmado ante la Fiscalía General del Estado y, en caso de incumplimiento, se lleva a cabo una investigación penal.

Sin embargo, no quiere decir que la violencia digital de género se deba tomar a la ligera, hay casos donde detrás de esto puede haber extorsión, trata de personas o pornografía infantil.

Para denunciar, Samantha recomienda tener pruebas, las cuales se pueden obtener exportando los chats de WhatsApp, Facebook o Instagram y enviarlos a una persona de confianza; guardar las páginas de internet en PDF; y realizar una relatoría, empezando con hecho más reciente hasta llegar al más antiguo.

Respecto a las sanciones, cuando no se llega a un acuerdo puede haber prisión y multas que van desde uno año, en caso de ciberacoso, a tres años cuando es un delito contra la intimidad sexual.

Recientemente, en México se aprobó la Ley Olimpia -un conjunto de reformas legislativas con las que se tipifica y sancionan las conductas que atentan contra la intimidad sexual en espacios digitales y mediáticos, tales como la difusión de contenido íntimo, el acoso y el hostigamiento cibernético-, pero, aún hay mucho camino por recorrer para que las autoridades tengan el conocimiento de cómo actuar y sensibilizar a la población, argumentó Páez.

Desigualdad entre hombres y mujeres: causante de la violencia digital de género

La directora de Análisis de la Violencia en Género Mediática y Digital aseguró que este tipo de violencia responde a la desigualdad de géneros y esto es lo que se tendría que resolver para erradicar la violencia digital de género.

“¿Cómo erradicamos la violencia contra las mujeres? Desde luego, en primer lugar, dejando de asumir que las desigualdades son normales, que los hombres y mujeres debemos tener diferentes derechos; porque eso también abona, no solo a la violencia digital, sino a la de género en su totalidad. Entonces creo que se debe centrar la estrategia en erradicar la violencia digital, como erradicar la violencia de género en todas sus modalidades, en la prevención y en la reeducación de todos los hombres”.

Así, Samantha Páez, comparte algunas acciones que ayuden a la prevención de este tipo de violencia en razón de género, como informar a la población en general sobre la problemática, que las y los funcionarios públicos operadores de la justicia estén capacitados y que desde todos los sectores sociales haya cero tolerancia real, no solo en el discurso, de cualquier expresión de violencia de género.

Algo muy importante es que las víctimas tengan las herramientas para actuar ante este tipo de violencia, en la ciudad de Puebla se puede acudir a la Agencia Del Ministerio Público Especializada En Delitos Sexuales Y Violencia Familiar, en la avenida 10 oriente 414, o realizar su denuncia a través del Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia del Estado de Puebla, al teléfono 3 099 099.

Todo con responsabilidad y consentimiento

La violencia digital de género se puede evitar desde el cuidado y manejo que se les da a los datos públicos que voluntariamente se proporcionan en las redes sociales, pero prácticas como el sexting (envío de mensajes sexuales a través de dispositivos electrónicos) hacen que las personas sean más propensas a este tipo de violencia digital. En este tipo de prácticas, el consentimiento de ambas partes es clave.
“Debe ser una elección libre, sin presiones ni cohesiones. Si yo no quiero, si no me siento segura de tomarme una foto o un video y mi pareja me insiste, ahí no hay consentimiento, esa es una primera señal. Porque esa es violencia psicológica, muchos hombres lo hacen, no solo en cuestión de las imágenes sexuales, sino que también en otros aspectos.”

Otras recomendaciones para hacerlo de forma segura, es no enviar fotos donde salga el rostro (se puede difuminar) o donde se pueda identificar tu casa o alguna marca corporal característica y mandar el contenido por chats autodestructibles.

Para evitar el acoso digital, por otra parte, es importante revisar el tipo de información que se comparte en redes y prever respecto a la seguridad de las cuentas que posees, así como dónde ingresas las contraseñas y nombre de usuario para acceder a ellas.

Las víctimas de violencia de género abarcan tanto a mujeres, hombres, homosexuales y menores que han sufrido casos de ciberacoso, acoso en redes sociales, sextorsión, suplantación de identidad, amenazas por correo electrónico, redes sociales o cualquier medio digital, o ataques a su reputación en internet. Esto nunca será culpa de las víctimas, puesto que todas y todos tenemos derecho una vida libre de violencia y libre de coerción relacionada con la sexualidad.


FUENTES:

https://femess.org.mx/derechos-sexuales
https://violenciadigital.tedic.org/
https://ovigem.org/wp-content/uploads/2021/05/AcercamientoAlaViolencia.pdf