Un inmunizante contra el VIH llega a la última fase de estudios clínicos por primera vez

Por: Jessica Reyes

A 40 años del primer caso clínico del Virus de Inmunodeficiencia Humana VIH en el mundo, la ciencia se acerca a encontrar una vacuna que combata la infección y permita evitar el desarrollo de la enfermedad del sida.

Mosaico es el prototipo de biológico que ha pasado a la Fase 3 de ensayos clínicos y avanza como una esperanza a largo plazo.

El proyecto de fármaco es desarrollado por la compañía Janssen, filial del laboratorio Johnson & Johnson, el cual, utiliza una tecnología similar a la que la farmacéutica utilizó en su vacuna contra la COVID-19.

Se trata de un adenovirus modificado que transporta información genética de las proteínas más representativas del virus a las células de una persona, con el fin de que el sistema inmune genere los anticuerpos específicos para combatirlas.

Mosaico ya ha superado las fases previas de investigación clínica demostrando seguridad y eficacia de hasta el 97 por ciento en la estimulación de una respuesta inmune, de acuerdo con resultados preliminares.

La Fase 3 del ensayo durará entre dos a tres años, e implica la participación de más de 6 mil voluntarias y voluntarios; dos mil 600 mujeres del África subsahariana y tes mil 800 hombres que tienen sexo con otros hombres o personas trans en Estados Unidos, Sudamérica y Europa.

México forma parte de las pruebas del proyecto Mosaico desde la Ciudad de México, Guadalajara y Mérida, informó Andrea González, directora de la Clínica Condesa. De acuerdo con datos del Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH/SIDA (Censida), a principios del 2018, 75 mil 481 personas en el país estaban registradas como seropositivas a VIH, representando el 0.06 por ciento de la población.