Falso que las vacunas contra la COVID-19 magneticen tu cuerpo

Por: Jessica Reyes

Ni las vacunas anti COVID-19 ni las pruebas de detección del virus –como las PCR o de otro tipo –causan magnetismo en las personas, desmienten expertos.

En días pasados, surgió en redes sociales, así como en algunos medios de comunicación una ola de desinformación en torno al fenómeno de un supuesto efecto de imantación en las extremidades de personas que habían recibido la aplicación de un inmunizante contra el virus SARS-CoV-2.

Teorías conspiracionistas antivacunas referían que lo anterior sucedía debido a la introducción de nanopartículas de grafeno a través de las vacunas o de las pruebas anti COVID.

De acuerdo con una consulta de verificación de la agencia internacional de noticias EFE “una persona no puede adquirir propiedades magnéticas ni atraer objetos metálicos con la pequeña cantidad de grafeno que podría introducirse por medio de una vacuna o el hisopo de un test de la COVID-19”.

La investigación también aclara que ninguna vacuna está hecha o contiene ente sus ingredientes grafeno y que la técnica supondría un desafío tecnológico y un gran coste económico con los recursos disponibles en la actualidad.

Sobre el uso de una solución magnética líquida, se refiere que es físicamente imposible que una vacuna contenga y, consecuentemente, inocule una sustancia como esta. Para lograr una atracción con fuerza suficiente, como la que se mostró en videos de redes sociales, se requeriría una gran cantidad de solución que no cabría en una jeringa. Además, al ser el material magnético líquido tan denso y de color oscuro no cabría ni por la aguja de la inyección y sería detectable.