¿Qué es la Agenda 2030 y cómo puedo participar?

¿Qué es la Agenda 2030 y cómo puedo participar?

Por: Paulina Islas

Cada vez está más cerca el año 2030, fecha límite para alcanzar la resolución de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) firmada en 2015 por los 195 Estados que conforman la Asamblea General de la organización para tratar temas como erradicación de la pobreza extrema, reducción de la igualdad en todos los ámbitos, así como la mitigación y adaptación al cambio climático.

Esta resolución lleva por nombre Agenda 2030, la cual consiste en 17 Objetivos para el Desarrollo Sostenible (ODS), que a su vez tienen 169 metas integradas e indivisibles, incorporando desafíos globales para lograr la prosperidad, paz y justicia en todo el mundo.
Estos objetivos son adaptables a las realidades y necesidades de cada país, movilizando los medios necesarios, realizando las alianzas necesarias, y pensando en las necesidades de los más pobres y los más vulnerables.

México es uno de los países firmantes, por lo que Red Pública entrevisto a Magali Gómez Iguíniz, presidenta de VOCES México, una organización dedicada a lograr el desarrollo sostenible de las personas y los pueblos, a través de la cultura como fuente de inspiración y base para el cambio social. Gómez Iguíniz, actualmente, funge como una consultora especializada para el Instituto Municipal de Planeación en Puebla Capital.

Los ODS se encuentran en la página de la ONU e incluyen tres niveles de acción, mundial, local y por parte de las personas. Para el caso mexicano, si se quiere saber más a detalle qué es lo que se está haciendo en las páginas oficiales del Gobierno de México, vienen cuáles son las metas específicas como país y cómo se ha ido avanzando para poder lograrlas. Así, Magali Gómez explicó que una parte muy importante de los objetivos es que sean medibles. “Por eso existen las metas, porque si no, sería bien padre decir: vamos muy bien contra la pobreza, pero ¿dónde están los datos reales, no?”

Asimismo, lo primero que se tiene que entender para medir la importancia que tiene esta agenda 2030 y los ODS, es que fueron creados para reducir la desigualdad en todos sus aspectos de la vida y crear un mundo más justo para todos y todas. “Lo más importante, que no se deje a nadie atrás. Cuando uno entiende esto, entiende que los objetivos, hasta los que yo siento más alejados a mí, me incluyen y son un gran trabajo en favor de toda la humanidad y que yo también tengo mucho que aportar”, destacó.

Es decir que esta estrategia de la ONU requiere una participación ciudadana, así como gubernamental, puesto que esta agenda representa un compromiso común y universal para erradicar el hambre y lograr la seguridad alimentaria; garantizar una vida sana y una educación de calidad; lograr la igualdad de género; asegurar el acceso al agua y la energía; promover el crecimiento económico sostenido; adoptar medidas urgentes contra el cambio climático; promover la paz y facilitar el acceso a la justicia.

Todos tenemos una responsabilidad, manifestó la presidenta de VOCES; ya que, si bien los organismos gubernamentales tienen la obligación de gestionar las transiciones necesarias en las políticas, presupuestos, instituciones y marcos reguladores, la sociedad civil —personas de todas las edades, empresas, asociaciones civiles, instituciones académicas y más—, debe verse involucrada, participar y colaborar para acelerar el progreso de esta agenda internacional por el bien de todas y todos.

A pesar de ser temas con los que no se convive de forma cotidiana, cada persona tiene mucho que aportar. “A mí me pasó cuando yo empecé a conocer los ODS, decía: Bueno, están padrísimos, tenemos que lograrlo. Todos tenemos que ir para allá. Pero ¿y yo qué tengo que ver con acabar con el hambre? o ¿yo qué tengo que ver con las ciudades sostenibles? Y ya cuando uno lee un poquito, ni siquiera se trata de ser especialista en el tema, cuando entras a ver de qué se tratan en realidad los ODS, te des cuenta de que en todos y cada uno de ellos tenemos mucho que aportar de forma individual como ciudadanos y ciudadanas”, puntualizó Gómez Iguíniz.

Así, la experta recomendó que, una de las cosas que se puede hacer desde lo individual es el cambio de hábitos para vivir de una manera más sostenible, en el trabajo o en casa, el cambio los patrones de consumo, usando medios de transporte más activos como la bicicleta, a caminar, comprando alimentos locales, de esta manera se pueden iniciar las transformaciones necesarias para contribuir a mejorar la forma en que nos relacionamos
con los otros y los lugares donde vivimos.

“Todos estamos invitados a participar y todos tenemos un gran trabajo que hacer, cada pequeña aportación es una gran ayuda”, enfatizó Magali, sobre este plan de acción en favor de las personas, el planeta y la prosperidad. Sin embargo, ¿qué acciones en concreto se pueden llevar a cabo?

La ONU, tiene dos documentos que presentan propuestas de acción. Uno es La Guía de los Vagos para salvar al mundo, que presenta tips, repartidos en cuatro niveles para hacer en el sillón, la casa, el vecindario y el trabajo. El otro documento, 170 acciones diarias para transformar al mundo, donde se presentan diez acciones específicas por cada uno de los 17 objetivos. Estas propuestas son adaptables a las realidades y circunstancias específicas de cada persona, pero se insertan de manera comunitaria para alcanzar la meta establecida para 2030.