ONU insta a la creación de un nuevo contrato social para respetar los derechos de los pueblos indígenas en el mundo

Por: Paulina Islas

En el marco del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) hizo un llamado social para reivindicar la inclusión, participación y aprobación en la creación de un sistema con beneficios sociales y económicos que considere a las poblaciones indígenas de todo el mundo.

El término contrato social establece la existencia de un acuerdo implícito entre individuos que relaciona con sus derechos y deberes, con la existencia de un Estado capaz de gobernar, también en apego a un conjunto de leyes y de normas morales establecidas en consenso.

Según cifras de la organización, en el mundo hay más de 467 millones de pueblos indígenas distribuidos en 90 países, sin embargo, muchos de ellos todavía se encuentran bajo la autoridad de gobiernos centrales que ejercen el control sobre sus tierras, territorios y recursos, situación que ha sido exacerbada y expuesta por la pandemia de Covid-19. Esto ha generado condiciones de desigualdad en dichas poblaciones, como el aumento de la pobreza extrema, trabajo en la economía informal o fala de acceso a la educación.

Este contrato social “hecho entre las poblaciones dominantes”, como lo señala la ONU, debe revisarse y replantearse para incluir auténtica participación y asociación en la igualdad de oportunidades, con respeto a los derechos, la dignidad y las libertades de todos y todas. Así, se permite el ejercicio del derecho de los pueblos indígenas a participar en la adopción de decisiones, “un componente clave para lograr la reconciliación entre los indígenas y los Estados”, establece la organización internacional.

Esta invitación refuerza lo establecido en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, puesto que no basta con reconocer a las comunidades indígenas desde sus tradiciones, valores, idiomas, costumbres, y el aporte que estas han brindado en el fortalecimiento de las culturas nacionales; sino que se necesita erradicar las desigualdades sociales, políticas y económicas, amplificadas por la pandemia, de las comunidades indígenas en el mundo.