Las clases sociales apelan al color de la piel: Pablo Fernández Christlieb, UNAM

(Portada: Familia indígena en el patio de una vivienda, retrato de grupo; D.R. Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

Por: Paulina Islas

En el marco del mes patrio, el doctor en Ciencias Sociales y académico de la Faculta de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Pablo Fernández Christlieb, publicó un artículo sobre el racismo en México.

En su texto, el doctor Fernández señala que posterior a 1821, la sociedad mexicana mantuvo el sojuzgamiento a los sectores poblacionales mestizos e indígenas, convirtiendo el clasismo en racismo, pues las clases sociales aún responden al color de piel.

Esta premisa, severa, ha quedado interiorizada en la memoria colectiva de las y los mexicanos, pues “el grueso de la población que vive en sumisión estratégica, está consciente que el triunfo económico no es para todos y entonces busca vivir lo más contento que se pueda, interactuar con los demás”.

Es decir, que las situaciones de discriminación a las que se enfrenta la población mexicana son repetitivas y prevalece una desigualdad basada en el aspecto físico de las personas, lo que limita su desarrollo y acceso a oportunidades de desarrollo.

En su artículo, publicado de manera digital en la página de la Dirección General de Comunicación Social de la UNAM, Pablo Fernández Christlieb explica que sólo se puede hablar de la identidad del mexicano como un mito auto explicativo de identidad para comprender lo que es ser mexicano, el cual se manifiesta en la literatura y otras expresiones culturales, pero no en la praxis social.